Lo último

Cómo es el tráfico de la «nueva normalidad»

Uno de los aspectos que más se ha visto afectado por la crisis del Covid-19 es el tráfico y nuestras costumbres de movilidad, que se han modificado en comparación con el año pasado. Y es que aunque la congestión del tráfico ha aumentado en las principales ciudades españolas desde el fin del confinamiento de primavera, todavía está muy lejos del que había en el mismo periodo de tiempo durante 2019. Eso sí, este descenso tan significativo está casi siempre concentrado en las horas punta, en las congestiones que se dan sobre las 8:00 y las 18:00 horas: las horas de entrada y salida laboral.

Así, en Madrid, durante 2019 la media de congestión de hora punta por la mañana era del 55%, lo que significaba que los conductores tardaron 17 minutos más en trayectos de media hora por culpa del tráfico. Este número ha bajado significativamente en 2020, con picos del 30%, lo que se traduce en 9 minutos adicionales en dichos trayectos. Si atendemos a la evolución del tráfico durante todo este 2020, veremos perfectamente cómo el coronavirus ha supuesto un elemento disruptivo que ha trastocado totalmente cómo se ha comportado el tráfico en la capital.

Estas son las principales conclusiones más importante que se extrae del TomTom Traffic Index, un informe que ha estudiado el tráfico y cómo ha influido en él el Covid-19 en las 25 ciudades más importantes de España, datos extraídos de forma anónima gracias a los millones de dispositivos y aplicaciones de en todo el mundo y se reflejan en esta herramienta informativa en tiempo real.

Asimismo, durante las primeras semanas del año se ven variaciones al alza de los niveles de congestión cercanas a un 20%, mientras que, a partir de las semanas de confinamiento, se ven cómo estos niveles bajan de forma abrupta, dándose reducciones de los niveles de congestión cercanos al 80%. Con el fin del confinamiento esta variación se acentuó un poco, se recuperó durante los meses de verano y la congestión volvió a subir con la llegada de septiembre y la vuelta de las vacaciones, aunque los niveles aún permanecen por debajo de los valores de 2019 con un descenso de los niveles de congestión medios del 36%.

Esta forma de comportarse el tráfico se repite en mayor o menor medida en las principales ciudades del país, como Barcelona, Valencia y Sevilla.

Crisis de movilidad

Los datos del TomTom Traffic Index sobre las principales ciudades españolas también indican que, pese a que en términos generales las variaciones de tráfico son bajas, es en las horas punta, en los picos, en los que vemos una mayor diferencia. La congestión, el tiempo adicional que los conductores emplean en trayectos de media hora, se ha reducido de forma significativa en las principales ciudades españolas, aunque especialmente en Madrid.

Esto se puede deber a varios factores, pero especialmente al de las crisis de trabajo y los cambios laborales que el país está sufriendo, especialmente en la transformación de las empresas. La instauración del teletrabajo, por ejemplo, ha provocado que los desplazamientos a las oficinas sean inferiores, y esto tiene una repercusión directa en las carreteras, con menores índices de congestión.

Similar Posts

Leave a Reply