Lo último

Reacción de grande para evitar un serio disgusto

Los equipos de Euroliga, los grandes en la ACB, demuestran su compromiso cuando más calienta el sol en un partido. El Valencia Basket se complicó la vida en el Congost, tirando por tierra su buen trabajo en los quince primeros minutos, para despertar a tiempo cuando el partido peligraba de verdad, tras una canasta de Báez a falta de 5:18 del final (72-67). Ponsarnau lo paró, movió el quinteto para poner más físico sobre la pista (Vives y Kalinic) y su equipo, desde la defensa, amasó un parcial de 2-15 en los últimos cinco minutos para sellar el triunfo. Los puntos de San Emeterio (que supera a Lishchuk y a Berni Álvarez en partidos disputados y puntos anotados en el club) fueron claves para encontrar la calma. El +17 del cántabro en el +/- en pista lo dice todo. Dubljevic, con 17 puntos y 20 de valoración, fue su mejor contrapunto.

No todo fue negativo en la visita a Manresa, donde Víctor Luengo debutó en su nuevo cargo. La sangría de pérdidas en los dos primeros partidos se redujo a siete, con lo que el trato de balón fue mucho más acorde a un equipo grande de la Liga Endesa. En ese aspecto, el Valencia Basket sí que se marchó con los deberes cumplidos hacia casa. El que no tuvo su noche fue Rafa Martínez, en el primer partido contra los taronja defendiendo la camiseta del Manresa desde 2008. La leyenda de la Fonteta se quedó sin anotar en los 18 minutos en los que estuvo en pista. Se llevó, como siempre, el cariño de sus excompañeros. Uno de los comentarios tras el encuentro, y extendido en toda la ACB, es que en este baloncesto de momento sin público la gestión de los equipos visitantes gana enteros. Es complicado pensar que en ese parcial de 2-15 final un Congost en ‘modo bombonera’ no hubiera influido en el desarrollo de esos minutos. Ahí, los equipos con más calidad tienen las de ganar.

La victoria, pese a la reacción, también dejó dudas. Los problemas físicos de Prepelic y Derrick Williams les han impedido completar una buena pretemporada y están sufriendo para encontrar su rol en los partidos oficiales. Deben apurar esa transición puesto que el jueves ya comienza la Euroliga y el doble partido por semana. Hermannsson tampoco tuvo su tarde dejando a Vives como base más regular en pista puesto que con la rotación básica de diez de Ponsarnau le tocó descansar a Van Rossom.

Dubljevic fue el más valorado de su equipo mientras que Prepelic y Derrick Williams siguen sin encontrar su rol

El acierto en el triple, donde la búsqueda de las costuras de Pedro Martínez a la defensa taronja fue clave, le dio vida al BAXI Manresa al descanso puesto que el 40-48 fue la mejor noticia para los del Nou Congost. El 8 de 16 desde más allá del arco, muchos de ellos desde las esquinas donde más sufre la defensa taronja en los últimos años, permitió subir un marcador que no era el reflejo de la sensación en pista, donde los valencianos se mostraron más regulares pero no supieron aprovechar el 41-61 en valoración, las 2 pérdidas de balón (en los dos primeros partidos sumaron 38) y el +72 que sumaron todos los jugadores de Ponsarnau en el +/- en pista para comenzar el tercer cuarto con una renta mucho más holgada.

El Manresa se lo comenzó a creer en el tercer cuarto, pasando por encima de los taronja con una valoración de 36-8 que lo explica todo y un parcial de 22-13 que dejó todo por decidir (62-61) pero con muchas dudas en su rival. Ponsarnau alargó demasiado algunas rotaciones, la de Dubljevic por Tobey fue evidente, y los manresanos, de la mano de Vaulet, siguieron castigando al inicio del último cuarto. Afortunadamente, llegó la reacción del visitante en el momento más complicado para evitar su tercera derrota seguida en el Congost.

Similar Posts

Leave a Reply