Lo último

Rebel Wilson, novia de un preboste de la cerveza

Elegida como una de las mejores actrices de comedia del mundo, Rebel Wilson, ha sido la protagonista de la Gala de la Salud Planetaria del príncipe Alberto en Mónaco, que se ha celebrado en Montecarlo, al posar oficialmente con su pareja Jacob Busch, en su primera alfombra roja desde que perdió más de 20 kilos. La protagonista de ‘Dando la nota’ lució un vestido largo y brillante con detalles tornasol de la marca Rene Ruiz Collection, con un pronunciado escote que evidenciaba su esbelta figura que tanto sacrificio le ha costado conseguir.

Busch, de 29 años, y Rebel, de 40, se conocieron en 2019 a través de un amigo en común. Dicen que fue él quien persuadió a la actriz de que cuidara su salud. La diferencia de edad no es algo que a él le preocupe, ya que su relación más conocida fue con Adrienne Maloof, una de las estrellas de ‘Real Housewives of Beverly Hills’. Entonces ella tenía 50 años y el 23. «Cuando conoces a alguien, no tiene un número en la frente», declaró Jacob Busch en su día.

Durante la fiesta del príncipe Alberto, la pareja no paró de sonreír y dedicarse muestras de cariño, algo inusual en ellos ya que hasta ahora se habían reprimido de hacer cualquier demostración pública de afecto. «Ya son pareja oficial. Él es un caballero, tiene modales de la vieja escuela y la trata muy bien», asegura una fuente cercana a la revista ‘People’.

Cuarentena

Tanto es así que al principio de la pandemia Rebel se quedó aislada en Australia pero pasó la cuarentena en Los Ángeles junto a Busch. El novio de la comediante de Hollywood es hijo de Adolphus Busch, una de las 16 fortunas más ricas de Estados Unidos, gracias al imperio cervecero que lleva su apellido. A pesar de su juventud, Jacob ya se ha convertido en un empresario de éxito y cuenta con una fortuna propia de 100 millones de dólares (86 millones de euros), gracias a la línea de cervezas Son’s Beer que creó hace cuatro años junto a dos de sus mejores amigos.

Su incipiente noviazgo ha hecho que su rostro pase a ocupar las páginas de sociedad o compartir fotos en Instagram junto a Helen Mirren y Kate Beckinsale, con las que viajó en helicóptero junto a Rebel para acudir a la fiesta en Mónaco.

La actriz confesó hace unas semanas que aún le quedan diez kilos por perder para alcanzar su meta y que no quiere seguir haciendo el papel de «gordita graciosa» del cine. Quiso aclararlo porque, al parecer, los productores de uno de sus últimos proyectos le prohibieron seguir perdiendo peso por contrato. Algo que ya no acepta.

Su dieta Mayr, basada en alimentos saludables y preferentemente alcalinos se ha hecho popular gracias a la eficacia que ha causado en la actriz. También su entrenador personal, Jono Castaño, ha compartido las tablas de ejercicio que hace todos los días. Una transformación física de la que ahora presume junto a su guapo, joven y millonario novio.

Similar Posts

Leave a Reply