Deportes

Agrio redebut de Bale con el Tottenham

El redebut de Gareth Bale con el Tottenham apuntaba a una fiesta y acabó en chasco. Los Spurs ya ganaban 3-0 al West Ham en el minuto 16. El galés saltó al campo en el 72 con el mismo resultado y, sin embargo, el partido terminó en empate, con tres tantos visitantes en diez minutos, el último en el tiempo añadido del argentino Manuel Lanzini. “Tengo que analizar internamente el segundo tiempo. A vosotros os diré solamente que esto sucede en el fútbol y alabaré la fe del West Ham”, comentó al final del partido Mourinho.

El recital ofrecido por los locales en la primera mitad se convirtió en una pesadilla en el tramo final del choque. La superioridad de inicio del Tottenham fue aplastante, rentabilizada por la conexión entre Harry Kane y el coreano Son Heung-Min. Al cuarto de hora el cuadro del técnico portugués, que llegaba de golear al Manchester United (1-6) en la jornada anterior y al Maccabi Haiffa en la Liga Europa (7-2), ya parecía tener el partido sentenciado.

Al minuto de partido, un pase largo de Kane habilitó a Son, que se hizo un hueco y dentro del área ejecutó un disparo que superó al polaco Lukasz Fabianski. Siete después, los papeles se invirtieron. Son dio la pelota a Kane, que en la media luna se buscó un espacio y efectuó un tiro raso que alcanzó la red. En el 16 anotó el tercero el cuadro local en una internada de Reguilón que culminó de cabeza Harry Kane.

El encuentro parecía resuelto e, inevitablemente, el ritmo bajó. Entonces reapareció Gareth Bale, que volvió a los Spurs cedido por el Madrid tras salir hacia España en 2013. El galés, convocado por primera vez tras la lesión con la que retornó a Londres, sustituyó en el minuto 72 al holandés Steven Bergwijn. El escenario era propicio para el lucimiento del zurdo. Sin embargo, la fiesta estaba en la otra orilla.

Todo empezó a cambiar a diez minutos del final. Una falta lateral lanzada por Aaron Cresswell fue rematada por Fabian Balbuena de cabeza. En el 88, un centro del checo Vladimir Coufal fue llevado a la red por el colombiano Davinson Sánchez, que marcó en su propia portería al intentar despejar. Y en el tiempo añadido, después de que Bale tuviera una gran ocasión con una jugada marca de la casa, llegó el golazo de Lanzini. El argentino recogió un balón fuera del área y su zapatazo se coló por la escuadra de la meta defendida por el francés Hugo Lloris. El West Ham tuvo el premio de la fe. Por primera vez Mourinho desperdició una ventaja de tres goles y la posibilidad de situarse segundo en la Premier, por detrás del Everton.

El conjunto de Ancelotti es el líder de la liga (13 puntos), seguido del Aston Villa (con un partido menos), Leicester y Liverpool (10). El Arsenal es quinto (9), el Tottenham sexto (8), el Chelsea séptimo (8), el City décimo (7 con un partido menos) y el United decimocuarto (6 y también un encuentro menos).

Similar Posts

Leave a Reply